lunes, junio 24, 2024
InicioCIENCIAEl presidente Alberto Fernández inauguró el 139° período de sesiones ordinarias del...

El presidente Alberto Fernández inauguró el 139° período de sesiones ordinarias del Congreso con una dura embestida contra el gobierno de su antecesor

El discurso, de casi dos horas de duración, pareció estar dedicado casi por entero a la vicepresidenta Cristina Kirchner al enfatizar que no propiciará medidas de ajuste en el gasto, que las tarifas se mantendrán congeladas durante los próximos meses y eludir cualquier anuncio destinado a la reactivación de la economía y al sector privado. Apostada a su lado, la vicepresidenta asentía en los párrafos más severos que el presidente dedicó a la oposición y los medios de comunicación que él considera contrarios a su gestión.

El Presidente dijo que dio instrucciones para que se investigue «quiénes fueron los autores de la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales públicos de la historia», en alusión a la toma de deuda entre 2015 y 2019.

Alberto Fernández anunció que impulsará la apertura de una «querella criminal» destinada a determinar delitos en el endeudamiento que asumió el Gobierno de Mauricio Macri, a la vez que enumeró diversas iniciativas para mejorar el servicio de la administración de justicia.

Al inaugurar el 139° período de sesiones ordinarias con un mensaje ante la Asamblea Legislativa, Fernández sostuvo que instruyó «para que se inicie una querella criminal para determinar quiénes fueron los autores de la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales públicos de la historia», en alusión a la toma de deuda entre 2015 y 2019.

Lo hizo al referirse al «endeudamiento asfixiante» en el que encontró al país, y pidió que «nunca más» a la toma de estos «créditos irresponsables»,al dejar inaugurado el 139° período de sesiones ordinarias con un mensaje ante la Asamblea Legislativa.

«No dejaré de trabajar para ser el presidente de una Argentina unida», continuó el mandatario, aunque subrayó quetampoco se dejará «arrastrar por ningún tipo de provocación, provenga de donde provenga».

«Cuanto más profunda fue la crisis, más se templó mi espíritu», expresó y resaltó: «La inmensa mayoría de nuestro pueblo sabe que vamos en camino de la recuperación».

Precios y salarios
Fernández sostuvo el «diálogo va a contribuir en el proceso de desinflación» y, en ese marco, ponderó las mesas puestas en marcha con sindicalistas y empresarios sobre precios y salarios.

«Cada sector debe estar dispuesto a contribuir. Nadie se salva solo. Es central coordinar esfuerzos para que el salario le gane a la inflación»

En esta línea, resaltó que «durante 2020 se redujo en 18 puntos la inflación que heredamos en 2019»,y destacó que el Estado recuperó «la capacidades de fiscalización que habían mermado durante la gestión que nos precedió».

Tras ponderar la Ley de Abastecimiento para garantizar que «los alimentos y artículos esenciales estén en la mesa de los argentinos», Fernández cuestionó a los sectores que «amasan fortunas especulando con los precios», por lo que ratificó el objetivo de «hacer que los salarios crezcan y los precios se estabilicen».

También abogó por «una economía ética» de desarrollo social y territorial en función de un «equilibrio» que lleve prosperidad a todas las regiones del país, y no sólo al centro. Y mencionó un plan de diez medidas a futuro que incluyen la continuidad del plan Gas y el desarrollo de fuentes de energía hídrica y

«Con las convicciones intactas»
Al iniciar su discurso, el Presidente sostuvo que se presenta ante el Congreso nacional con sus «convicciones intactas» y con «la humildad de quien puede reconocer errores y logros compartidos».

«También con la certeza de que unidos pudimos dar pasos históricos para mitigar los efectos negativos de la pandemia que aún nos asola«

El mandatario les pidió «reflexión colectiva» a las «fuerzas políticas y a la sociedad» en «circunstancias tan excepcionales» como las que se están viviendo en Argentina y en el mundo por la pandemia de coronavirus.

En ese marco, el mandatario recordó su anterior mensaje ante la Asamblea Legislativa, el año pasado, diez días antes que se declarara la pandemia, cuando llegó con la «voluntad inquebrantable de poner de pie un país que había quedado de rodillas» por la política de la gestión anterior.

En esta línea, destacó la labor de empresarios, movimientos populares, iglesias, organizaciones sociales, científicos, fuerzas armadas y de seguridad, diplomáticos, universidades, equipos docentes y directivos en el marco de la pandemia por el coronavirus.

«Puede resultar difícil valorar aquello que no sucedió, las consecuencias más graves que evitamos no se ven. Para todos estos argentinos que han desplegado su corazón al servicio de los demás, por favor pongamos de pie y brindemos un sostenido aplauso», pidió el Presidente.

Más temprano, a las 11.37, la vicepresidenta y titular del Senado, Cristina Fernández de Kirchner, había dado inicio a la sesión de la Asamblea Legislativa.

«El Poder Judicial de la Nación está en crisis. Es el único poder que parece vivir en las márgenes del sistema republicano. Sus miembros (jueces, fiscales, defensores y demás funcionarios) disfrutan de privilegios de los que no gozan ningún miembro de la sociedad», arremetió el jefe de Estado, y recordó que el Poder Judicial es el único estamento del Estado que no paga el impuesto a las ganancias.

«Hay un fiscal procesado por delitos tan severos como el espionaje ilegal de ciudadanos o el de extorsión que sigue en funciones como si nada de esto lo afectara -enfatizó-. A él no se le aplica aquella doctrina que recomendaba la detención preventiva de personas cuando su «poder residual» pudiera afectar la investigación. Es cierto. Su poder no es residual. Está vigente.«

Anticipó la presentación de una serie de proyectos de ley al Congreso para insistir en la reforma del Poder Judicial. Primeramente, reclamó a los legisladores que avancen con los proyectos para modificar la Justicia Federal y la ley orgánica del Ministerio Público, ambos con media sanción del Senado y demorados por falta de apoyo en la Cámara baja. Luego prometió el pronto envío de una iniciativa para crear un Tribunal Federal de Garantías, una suerte de tribunal intermedio que absorberá algunas de las atribuciones que hoy tiene la Corte Suprema, como así también una modificación a la integración del Consejo de la Magistratura.

Durante su discurso ante los representantes de las cámaras legislativas, el Jefe de Estado propuso «un gran consenso contra la violencia de género» destacó los logros alcanzados en materia de igualdad y llamó a hacer de la «lucha contra la violencia de género una política de Estado».

Reivindicó los derechos argentinos sobre Malvinas y denunció una injustificada presencia militar en las islas

“Hemos solicitado al Secretario General que renueve sus esfuerzos en la misión de buenos oficios que le fuera encomendada por esta organización. Confiamos en que puede ser de gran asistencia para que podamos dar cumplimiento a lo dispuesto por la comunidad internacional”

En ningún párrafo del discurso del presidente, la oposición de Juntos por el Cambio aplaudió. Por el contrario, desde las bancas se escuchaba algún insulto y chicana de los diputados más verborrágicos. Al finalizar la sesión, los líderes parlamentarios respondieron con igual dureza al jefe de Estado. «El presidente no le habló a la patria, le rindió cuentas al Instituto Patria», sintetizó Mario Negri, del interbloque de diputados opositores.

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments